Guión sobre El informe de Brodie

GUIÓN PARA LA SESIÓN DEL CLUB DE LECTURA
IES GRAN CAPITÁN
(Sesión del día 26 de abril, miércoles, a las 18:30, en la biblioteca)

1. Presentación del autor en su época.
2. Opinión breve sobre el libro.
3. Elementos comunes a todos los cuentos: temática, estructura, intertextualidad, realismo, espacio, tiempo…

4. “La intrusa”

4.1. Título: significado etimológico.

4.2. Temas:
• El amor prohibido.
• El machismo.
• La violencia, como último recurso para solucionar los problemas.

4.3. Personajes:

• Cristián
• Eduardo
• Juliana

4.3. Punto de vista.
4.4. Espacio: ¿influye en el desarrollo de la historia?
4.5. ¿Cómo interpretamos el final?

5. “El indigno”

5.1. La intriga: ¿cómo se genera?
5.2. Temas:

• El paso del tiempo:
• El desprecio a los judíos.

5.3. Narratario o personaje a quien se dirige el narrador

6. “Historia de Rosendo Juárez”

6.1. Antecedentes en la propia literatura de Borges.
6.2. Punto de vista.
6.3. Intriga: ¿cómo se genera?
6.4. Desenlace: ¿quién dice la verdad?, ¿el protagonista se comporta cobarde o valientemente?
6.5. Temas:

• La pobreza, la ignorancia y la violencia, en una relación de causa-efecto.
• El metalenguaje.

7. “El encuentro”

7.1. Punto de vista.
7.2. Temas:

• El tiempo.
• La violencia.

7.3. Semejanzas y diferencias entre Uriarte y Duncan:
7.4. Paralelismo entre Uriarte y Macbeth:
7.5. ¿Por qué se dice al final que no pelearon ellos sino las armas? ¿Cuál es la doble moraleja?

8. “Juan Muraña”

8.1. Punto de vista
8.2. Personajes:

• Juan Muraña
• Borges
• Trápani
• La tía florentina
• El cuchillo

8.3. Temas:

• La pasión y el instinto.
• La razón.

9. “La señora mayor”

9.1. Punto de vista.
9.2. Tiempo narrativo.
9.3. Temas:

• Los héroes nacionales y la trascendencia de lo heroico.
• El mundo de las apariencias:
• La fama:

9.4. Personajes:

• Mariano Rubio
• El tirano
• María Justina

9.5. Desenlace: ¿cómo lo interpretamos?

10. “El duelo”

10.1. Título: ¿cuál es su significado?
10.2. Personajes:

• Clara Glencairn:
• Marta Pizarro:
• Nélida Sara:

10.3. Temas:

• La rivalidad entre Clara y Marta

11. “El otro duelo”

11.1. Tema: el odio acumulado.
11.2. Personajes:

• Manuel Cardoso
• Carmen Silveira

12. “Guayaquil”

12.1. Temas:

• El problema de la identidad
• La realidad histórica y la ficción

12.2. Punto de vista:
12.3. Personajes:

• Profesor argentino
• Profesor alemán

12.4. Capacidad de sugerir lo que va a suceder:
12.5. Paralelismo entre el encuentro de Bolívar con Santa Cruz y el de los dos profesores universitarios.

13. “El evangelio según San Marcos”

13.1. Estructura:
13.2. Temas:

• La transtextualidad.
• Analogías libro-vida y lectura-muerte.
• El lector como personaje perdido:

13.3. Paralelismo entre Espinosa y Jesucristo. ¿Qué rasgos los identifican?
13.4. ¿Por qué los Gutres lo identifican con Jesucristo?
13.5. ¿Qué circunstancias propician esta identificación?
13.6. Desenlace: ¿cuándo intuimos lo que va a suceder?

14. “El informe de Brodie”

14.1. El nombre de “Yahoos”.
14.2. Estructura.
14.3. ¿Qué se atreve a sugerir el informe de Brodie?
14.4. ¿Por qué se caracteriza la forma de vida de los Yahoos?

15. Próxima lectura.

 

Vigencia de Utopía

Ayer, en la sesión del club de lectura, coincidimos en que este libro de Tomás Moro tiene plena vigencia, por el tipo de sociedad ideal que describe, a pesar de algunas contradicciones.

Enrique se encargó de presentar al autor (1478-1535), un intelectual, de amplísima cultura, nacido en el seno de una familia noble. Estudió en la Universidad de Oxford, y ejerció como jurista en la corte inglesa. Dominaba varios idiomas, incluido el latín, y fue pensador, teólogo, político, humanista, escritor, poeta, profesor, abogado y juez. Como miembro del parlamento, defendió posturas contrarias a la tiranía. En su experiencia como abogado, reflexionó sobre la injusticia en el mundo, inspirándose en intelectuales humanistas, como Erasmo de Rotterdam, y en filósofos, como Platón. Enrique VIII, que se sintió atraído por su valía intelectual, le nombró sucesivamente: miembro del Consejo Privado, portavoz de la Cámara de los Comunes y Canciller. Pero Tomás Moro acabó enfrentándose al monarca por motivos de conciencia, cuando éste anuló su matrimonio con Catalina de Aragón y se casó con Ana Bolena, rompiendo relaciones con el Vaticano y exigiendo al clero inglés un sometimiento a su autoridad. Fue encerrado en la Torre de Londres y decapitado en 1535. La Iglesia Católica le nombró Santo en 1935, por actuar consecuentemente con su fe religiosa, hasta el extremo de entregar su vida por ella.

Su principal obra es Utopía, publicada en Latín, en 1516, que significa etimológicamente “no lugar”, porque describe una sociedad deseable, pero de muy difícil realización.

En el turno de opiniones, Inés aludió a la actualidad total de este libro, por los valores que contiene y que ella comparte: la solidaridad entre las personas, la defensa de la paz, el cuestionamiento del dinero, las viviendas colaborativas, etc.

Lola valoró Utopía sobre todo por el contenido, aunque, en su opinión, se abordan demasiados temas, lo cual le exigiría una lectura más reposada.

Benito reconoció que no le había entusiasmado. Además, no consideraba que fuese un libro original, porque ya antes, desde Platón, se habían expresado ideas parecidas. Añadió que a Tomás Moro, con el descubrimiento de América, probablemente le llegaron noticias sobre comunidades indígenas que vivían en un tipo de sociedad similar a la que se describe en la isla, sin darle importancia al oro ni al dinero, y compartiendo todos los bienes. Señaló algunas incoherencias, como por ejemplo: entre la forma de vivir del autor y la que se describe en Utopía; la crítica que hace éste de la guerra y, al mismo tiempo, su justificación en determinadas circunstancias; etc. Finalmente, recomendó la película Un hombre para la eternidad, dirigida por Fred Zinnemann, que se cuenta la vida de Tomás Moro.

Miguel también aludió a la falta de originalidad y a las contradicciones que había encontrado en la obra. No obstante, consideró que, aunque a él no le gustaría vivir en Utopía, en la época de su publicación, inicios del siglo XVI, fue una obra revolucionaria, por el tipo de sociedad que plantea, que contrasta con la que existía entonces.

A Paco, aunque la primera parte le había resultado complicada de leer, la segunda, en cambio, había conseguido interesarle bastante. En su opinión, este libro de Tomás Moro sigue un camino iniciado por los filósofos griegos.

Finalmente, a Carmen no le había gustado, porque, actualmente, le apetece leer para disfrutar. Además, le parece un libro repetitivo y farragoso, que formalmente no aporta nada.

En el análisis de Utopía, comentamos que pertenece al género del diálogo, cultivado en Grecia por Sófocles y Platón, y que no tiene como finalidad la representación sino el análisis de un tema, en este caso el de una sociedad ideal para vivir.

Consta de dos partes: la primera es un diálogo de Tomás Moro con otros personajes, entre los que sobresale Rafael Hitlodeo, que es el que ha visitado Utopía; y la segunda, un monólogo, donde este personaje describe la forma en que está organizada la isla.

Entre los temas que se plantean, en la primera parte, destacamos:

• El papel de los intelectuales en la política, sobre el que hay dos posturas contrapuestas: la de Rafael Hitlodeo, que es partidario de la libertad e independencia del intelectual, con respecto al poder establecido, con el fin de llevar una vida sin sobresaltos; y la de Tomás Moro, para quien el intelectual debe ejercer como consejero de príncipes y reyes, para ser útil a la sociedad.

• La crítica a los reyes y a los nobles, que están más preocupados por ampliar su poder y aumentar sus rentas, que de gobernar el territorio que poseen, buscando el bienestar de sus súbditos.

Además, son derrochadores y viven entregados al ocio y los placeres, y explotan a los campesinos que trabajan para ellos.

• Y la delincuencia, tema que es abordado con extraordinaria sensatez, pues se llega a la conclusión de que la causa de la misma es la pobreza, porque la mayor parte de las personas roba por necesidad. Por eso, no son eficaces penas terribles para evitarla, sino una mayor justicia social.

La segunda parte comprende la descripción de la isla de Utopía, que se rige por una serie de principios generales, los cuales se pueden compartir: lo más importante es la búsqueda de la felicidad de los ciudadanos, de acuerdo con la razón; el bien común está por encima de los intereses particulares; todas las cosas se comparten, lo cual es incompatible con la propiedad privada; etc.

Sin embargo -y en esto coincidimos todos los presentes- lo difícil es la materialización de esos principios de justicia social, pues todos los intentos de llevarlos a cabo, hasta la fecha, incluidos los regímenes comunistas, han fracasado.

En la misma línea utópica, se sitúa la organización de esta isla, en los diferentes ámbitos:

a) Social:

• No hay diferencias sociales entre pobres y ricos.
• A cada uno se le da lo que necesita para vivir.
• La sanidad y la educación son universales.
• El suicidio y la eutanasia están permitidos, cuando la enfermedad es incurable, con grandes y constantes dolores

Nos sorprendió especialmente el reconocimiento de estos derechos a morir con dignidad, que son propios de sociedades avanzadas.

b) Económico:

• Se desdeña el dinero, porque provoca engaños, robos, enemistades, etc.
• La ocupación principal, tanto para mujeres como hombres, es la agricultura.
• La jornada laboral es de 6 horas, que son suficientes para lograr lo necesario para vivir, aunque se debe tender a su reducción, con el fin de cultivar el entendimiento.

También nos pareció de plena vigencia este último punto, porque, en un tiempo relativamente breve y como consecuencia del extraordinario desarrollo tecnológico, los puestos de trabajo disminuirán y no habrá mas remedio que disminuir la jornada laboral y redefinir el tiempo libre.

c) Judicial:

• Existen pocas leyes, pero eficaces.
• Las penas son proporcionales a los delitos y se redimen, si hay arrepentimiento.
• En Utopía impera la justicia, porque, al no existir la propiedad privada ni el dinero, nadie se aprovecha de nadie.

El principio de proporcionalidad, igualmente, lo consideramos propio de sociedades democráticas avanzadas, pues está recogido incluso en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

d) Religioso:

• Se reconoce la libertad religiosa, lo cual es un síntoma de tolerancia, en una época caracterizada justo por lo contrario.
• Se rechaza la crueldad contra los animales, por lo que tienen prohibida la caza.

Comentamos que hay aspectos en Utopía que entran en contradicción con la sociedad tolerante y respetuosa que se describe: la mujer es considerada inferior al hombre, al que debe obediencia como hija o como esposa, aunque, al mismo tiempo, se le reconoce el derecho al divorcio y al libre desarrollo de sus capacidades; tienen esclavos, aunque esta condición la adquiere el que incumple la ley, que en vez de ser encarcelado se le adjudica a una familia, con lo que desempeña una función social y, así, además, puede redimir su pena.

En resumen, valoramos positivamente las ideas sobre una sociedad ideal, que expone Tomás Moro, en este libro, guiándose por las luces de la razón, aunque lamentablemente no se han materializado, quizá porque, como señaló Miguel, nunca se ha cumplido la máxima de Cicerón: “Homo bonus et honestos peritus”, es decir, “Hombre bueno y honrado, experto en hablar”.

El próximo libro que vamos a leer es El informe de Brodie de Jorge Luis Borges. Hablaremos de él el próximo 26 de abril, miércoles, a las 18:30.

Guión para hablar sobre “Utopía”

Guión para la sesión del club de lectura del día 5 de abril, a las 17:30, en la Biblioteca

IES Gran Capitán

1. Presentación del autor en su época.
2. Opinión breve sobre el libro.
3. El título de Utopía.
4. Precedentes y fuentes.
5. Intencionalidad.
6. Estructura.
7. Temas.

7.1. Libro primero:

7.1.1. Las relaciones entre filosofía y política: papel de los intelectuales.
7.1.2. La delincuencia, sus causas y las formas de castigarla.
7.1.3. La pena de muerte.
7.1.4. Crítica a la monarquía y a la nobleza.
7.1.5. La inutilidad de los ejércitos permanentes.
7.1.6. Defensa de la paz frente a la guerra.
7.1.7. La propiedad privada, como causa de los males de la sociedad.

7.2. Libro segundo: la isla de Utopía.

7.2.1. Descripción geográfica.
7.2.2. Principios generales: la felicidad de los ciudadanos; el bien común; et.
7.2.3. Organización social: la inexistencia de las diferencias sociales; la universalidad de la sanidad y la educación; etc.
7.2.4. Organización familiar: el tipo de vivienda; la autoridad del hombre mayor; la prohibición de las relaciones prematrimoniales y del adulterio; la indisolubilidad del matrimonio; el machismo; etc.
7.2.5. Organización económica: el desprecio del dinero; la supresión de la propiedad privada; la agricultura como base de la economía; la jornada laboral reducida; etc.
7.2.6. Organización política: principios de la democracia directa en la elección del príncipe y los representantes; el rechazo de la guerra; el ejército de mercenarios; la existencia de esclavos; etc.
7.2.7. Organización judicial: la escasez de leyes; la elección democrática de los magistrados; la proporcionalidad de las penas; la prevalencia de la justicia; etc.
7.2.8. Comercio interior y exterior: la compensación entre unas ciudades y otras; las ventas a otros países a precios moderados.
7.2.9. Religión y ética: la libertad religiosa; la aceptación del suicidio y la eutanasia; etc.

8. Trascendencia del libro Utopía: el socialismo utópico; las comunas anarquistas; las distopías; etc.
9. Frases para la reflexión:

• Tu buen amigo Platón decía que los reinos serían felices si los reyes filosofaran y los filósofos reinaran.

• Tanto la riqueza como la libertad hacen aguantar con menos paciencia las leyes duras e injustas. Por el contrario la indigencia y la miseria embotan los ánimos y quitan a los oprimidos el talente de la libertad.

• La experiencia ha demostrado claramente lo equivocado de quienes piensan que la pobreza del pueblo es la salvaguarda de la paz.

• ¿No será siempre inepto un médico que no sabe curar una enfermedad sino a costa de otra? Lo mismo se ha de pensar de un rey que no sabe gobernar a sus súbditos sino privándolos de su libertad.

• El hecho es que de la utilidad que la naturaleza ha dado al oro y a la plata, los hombres podemos privarnos sin quebranto alguno.

10. Próxima lectura.

Una novela que no deja indiferente

A ninguna de las personas que asistimos el pasado miércoles al club de lectura nos ha dejado indiferente Intemperie: a unos les ha hecho sufrir y a otros nos ha conmocionado, pero todos coincidimos en que es difícil quitarse esta novela de la cabeza, una vez que se ha leído. Este probablemente es el motivo principal –resumió Benito al final de la sesión- por el que le dedicamos dos horas de intenso debate, en la biblioteca, que se prolongó después tomando una cerveza en un bar cercano al instituto.

En la presentación, recordamos que el autor de la misma, Jesús Carrasco nació en Olivenza (Badajoz) en 1972, aunque su familia se trasladó a Torrijos (Toledo) donde su padre ejerció como maestro. Se licenció en Educación Física, pero actualmente trabaja, en Sevilla, como redactor publicitario, actividad que compagina con la escritura.

Intemperie, que es su primera novela, ha sido acogida con entusiasmo por los lectores y por la crítica, y ha recibido numerosos premios: mejor Libro del Año 2013, concedido el Gremio de Libreros de Madrid; Premio de Cultura, Arte y Literatura de la Fundación de Estudios Rurales; English PEN Award y el Prix Ulysse a la Mejor Primera Novela; etc. Además, se ha editado en trece países diferentes.

Entre los comentarios que se han vertido sobre ella, destacamos las siguientes:

“Si tuviera que describirlo diría que estamos ante la riqueza de Miguel Delibes y la fuerza de Cormac McCarthy, fundidas en una voz propia” (Elena Ramírez, Seix Barral)

“Novela de formación que habla de la esencia de la vida con profundidad y sutileza… Una historia universal” (Mariagrazia Mazzitelli, editorial Salani, Italia)

“La maravillosa primera novela de un nuevo autor de enorme talento. Una prosa excelente, un texto realmente especial, cautivador” (Natalie Buchholz, editorial Klett-Cotta, Alemania)

“Una novela increíblemente conmovedora y poderosa… y un autor de gran talento con una escritura excepcional” (Michal Shavit, editorial Harvill Secker, Reino Unido)

Abrió el turno de opiniones Carmen Jurado a quien le había sobrecogido su lectura, porque el tema que aborda es de una gran dureza. Igualmente, elogió la capacidad de Jesús Carrasco para sugerir y para dejar en el aire interrogantes, que quisiéramos poder contestar, como el destino de su joven protagonista.

También leyó fragmentos de correos electrónicos sobre la novela, que había intercambiado con Pilar Tolosa, antigua compañera de departamento, donde se recoge la opinión de esta:

“Comencé la relectura –en formato digital- con avidez, con casi todo olvidado porque es imposible recordar de esa novela algo que no sea redondo, entero, …no puede uno ir viendo los “casi movimientos”, uno a uno de esa pobre criatura. La primera impresión, el primer juicio que se me ocurría hacer de esta obra es la riqueza de léxico, el dominio de todo aquel cerrado mundo del abandono y la pobreza. Te confieso que sigo sin entenderla del todo. ¿Qué se está denunciando en el fondo?¿Qué relaciones hay, ha habido”, de qué talante y cómo entre los diversos personajes que son exactamente tres? ¡Cuánto me gustaría ahora estar bien cerca para poder charlar sobre esto! Termino contándote que el “vicio” me arrastró hasta el capítulo cuarto, después del cual y de reprenderme a mí misma duramente, cerré el ordenador, me puse mi “parka” cordobesa-conquense y me fui a la Biblioteca a pedir el libro. Sigo igual de impresionada, ya con él acabado”.

A Víctor, igualmente, le había suscitado muchas preguntas la lectura de Intemperie, y su estética le había recordado al western, por la violencia de lo que se cuenta, y por los personajes, que se mueven en un espacio indómito y se pueden distribuir en dos grupos: los que representan el bien y los que se aprovechan de éstos, para satisfacer sus deseos.

Inés comentó que se creía la novela “de pe a pa”, porque refleja muy bien la sociedad de la posguerra: la dureza de la vida en el campo, la capacidad de resistencia ante la adversidad, la violencia soterrada, etc. Añadió que estaba convencida de que hay una historia real detrás de ella, porque sabe a auténtica, a algo vivido.

A Carmen, madre del AMPA, le había gustado la forma en que está escrita, por ejemplo, cómo se describe a los personajes. Y en cuanto al contenido, le había parecido una historia sobrecogedora, sobre todo, porque nos lleva a imaginarnos el terrible sufrimiento del niño.

Enrique también manifestó su admiración por los personajes, muy bien trazados, y por el conocimiento que demuestra el autor de la vida en el campo, aunque no se acababa de creer que la hayan traducido a tantos países.

A Benito le había interesado sobre todo la primera parte, por el vocabulario rural, que le había hecho recordar su propia infancia. En la segunda parte, en cambio, le parece poco creíble el personaje del niño, porque los pensamientos que vamos conociendo de él, son más propios de un adulto.

Miguel comentó que hay un exceso de descripción en esta novela y que a él personalmente su lectura le había angustiado, por la historia tremenda que cuenta, pero no le había emocionado. En su opinión, Intemperie se resume en la portada del libro, donde se pueden ver los dos elementos más importantes: el título y la imagen de la cabra.

Para María predominan dos sentimientos en la misma, que te invitan a seguir leyendo: la indefensión no sólo del niño sino de mucha gente que vivió en aquella época, y el dolor que causa esta indefensión; no obstante, reconoció que a veces tenía que parar de leer, porque no podía seguir, dada la dureza de la historia.

Lola, finalmente, comentó que esta novela le había recordado a Los santos inocentes de Miguel Delibes, por el tipo de sociedad cerrada y opresiva que refleja; y añadió que al principio le había costado mucho leerla; pero que luego le había enganchado, porque la historia de supervivencia que cuenta le parece universal.

En el debate propiamente dicho, nos preguntamos por el significado del título, que se explica en un pasaje de la novela:

“La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte y allí, en medio del campo del terror, él había levantado la espalda en lugar de poner el cuello. Sentía que había bebido la sangre que convierte a los niños en guerreros, y, a los hombres, en seres invulnerables.”

Comentamos el punto de vista de narrador omnisciente, que le permite a Jesús Carrasco introducirse, por ejemplo, en los pensamientos del niño y mostrárnoslo como si fuera un adulto.

También la estructura “in medias res”, pues se desconoce lo que ha sucedido antes de que el protagonista huya de su pueblo, aunque, a medida que avanza la novela, se irá desvelando.

Precisamente, este inicio en mitad de la historia genera la intriga en los lectores, pues hace que nos preguntemos sobre la causa de esta huida, que conoceremos a través de señales, hábilmente distribuidas:

  • “Afinó el oído cuanto pudo sin hallar rastros de la voz del alguacil, y hasta esa ausencia le dio miedo” (pág. 12)
  • “El chico conocía bien ese sidecar. Había ido muchas veces en él, cubierto con una manta polvorienta…” (pág. 22)
  • “El recuerdo de la voz del alguacil le rajó los ojos y sintió que era sangre lo que comenzaba a brotar por las rendijas inflamadas de sus párpados.” (84)
  • Cuando accidentalmente ve el glande del cabrero, “el chico salió corriendo y se perdió en la oscuridad.” (pág. 89)
  • Cuando oye al alguacil hablar con el viejo, “sintió que se le erizaba el pelo de la nuca. Notó un calor acuoso bajándole por sus piernas tiesas y cómo se le empapaban las botas…” (pág. 96)

El espacio árido y seco por donde se mueve el niño se corresponde con su soledad radical, y condiciona su vida y la de los demás personajes. Por eso, el final abierto, con las gotas de lluvia que empiezan a caer, anuncia un futuro venturoso para él:

“El cielo repleto de nubes grises en medio de la mañana y una luz transparente que perfilaba los objetos, otorgándoles una nitidez que no recordaba. Las gotas gruesas que se partían contra el suelo polvoriento y que no penetraban en él… Caminó unos metros frente a la fachada y dejó el recipiente en el suelo. Luego volvió a la puerta y allí permaneció mientras duró la lluvia, mirando cómo Dios aflojaba por un rato las tuercas de su tormento.”

Hablamos de la similitud de Intemperie con Lazarillo de Tormes, pues en ambas se describe un proceso de aprendizaje de la vida, aunque con resultados diferentes: mientras que el protagonista de la segunda de las novelas citadas acaba en la indignidad, al casarse con la barragana del arcipreste, el de la primera, en cambio, que podía haberse convertido en un ser violento, a causa de los abusos sexuales sufridos, intuimos que va a ser una persona buena y solidaria.

Sobre la ausencia de nombres que identifiquen a los personajes, entendimos que es un acierto, porque representan arquetipos: unos, como el niño y el cabrero son personas damnificadas, víctimas de la sociedad opresiva en la que viven, y otros, como el alguacil, ejercen contra estos la violencia y la opresión.

Finalmente, nos referimos a la brillantez del estilo en el que está escrita Intemperie, con descripciones precisas y detalladas, como la del aparejo del burro, y narraciones muy cinematográficas, como la llegada del alguacil y sus ayudantes a las ruinas del castillo, donde se encontraban el niño y el cabrero:

“El pastor los recibió de pie. Se quitó el sombrero y asintió con la cabeza en señal de bienvenida. Uno de los jinetes le devolvió el saludo tocándose la punta de la gorra. El otro, un tipo con la barba rojiza, ya recorría los contornos con la mirada… El alguacil apagó la moto y, a pesar de que las cabras seguían balando y meneando sus cencerros, el viejo sintió como si se hubiera hecho el silencio absoluto. El hombre se sacó los guantes de cuero y los colocó uno junto a otro sobre el borde interior de la carrocería del sidecar. Los dedos hacia dentro y los largos manguitos de cuero colgando por fuera. Luego, sin bajarse de la moto, se quitó las gafas elásticas, se abrió el verdugo del casco y se descubrió. Tenía el pelo empapado de sudor…”

Próxima lectura, a propuesta de Enrique, Utopía de Tomás Moro, de la que hablaremos el 5 de abril, miércoles, a las 17:30.

 

 

 

 

 

Guión de “Intemperie”

Guión para la sesión del club de lectura
(22 de febrero, miércoles, a las 17:30, en la biblioteca)

1. Presentación del autor.
2. Opinión breve sobre la novela.
3. El título: ¿cuál es su significado?
4. Punto de vista: ¿desde qué ángulo se cuenta la historia?
5. Espacio:

5.1. Espacio real: ¿dónde se desarrolla?, ¿se corresponde con algún espacio real?, ¿por qué omite nombres?

5.2. Espacio novelesco: : ¿qué importancia adquiere el paisaje?, ¿tiene algún valor simbólico?, ¿en qué medida condiciona la vida y el comportamiento de los personajes?

6. Tiempo:

6.1. Tiempo externo: ¿en qué época histórica se desarrollan la historia?

6.2. Tiempo interno: ¿se puede considerar una narración lineal?, ¿nos produce sensación de lentitud o de rapidez?

7. Estructura:

7.1. Externa: ¿cómo está estructurada la novela desde el punto de vista externo?
7.2. Interna: ¿en qué momento de la historia comienza la novela?, ¿nos parece acertado este comienzo?, ¿cómo finaliza?, ¿se puede hablar de un final cerrado o abierto?

8. Intriga: ¿cómo genera la intriga Jesús Carrasco?, ¿qué señales nos anuncian lo que le sucede al niño?

9. Temas:

9.1. La sociedad: ¿cómo es el mundo en el viven los personajes?, ¿se pueden distinguir clases sociales?, ¿qué papel desempeña la religión?
9.2. La violencia: ¿cómo se manifiesta?, ¿cuál es su origen?, ¿el que sufre violencia está condenado a ejercerla?
9.3. Los abusos sexuales: ¿quién los padece?, ¿sólo el protagonista?, ¿quiénes son los culpables de estos abusos?
9.4. La muerte: ¿en qué situaciones aparece?, ¿cómo se había enfrentado a ella el protagonista?
9.5. Los sentimientos: ¿cuáles predominan?, ¿se manifiestan abiertamente?

10. Personajes:

• El niño
• El cabrero
• El alguacil
• El tullido

¿Cómo se pueden agrupar los personajes? ¿Qué simboliza cada uno de ellos? ¿Son personajes redondos o planos?

11. Estilo:
• Lenguaje: sencillo o elaborado, figuras retóricas, etc.
• Formas de expresión: la narración, el diálogo, la descripción.
• Técnicas narrativas: el uso de la elipsis, la capacidad para sugerir, el saber anticipar los hechos antes de que sucedan, etc.

11. Próxima lectura.

Estética de la recepción

La del pasado miércoles fue una de las sesiones del club de lectura donde la interpretación de algunos aspectos del libro que comentamos, El mercader de Venecia, fue variando a lo largo de la conversación, con lo cual se puso de relieve la importancia del receptor en la obra literaria. Los asistentes (cuatro profesores jubilados, un padre, dos profesoras en activo, cuatro alumnas y un alumno) sentimos como nunca que estábamos colaborando en el acto creativo, de tal forma que completamos las elipsis y los huecos que el autor, William Shakespeare, probablemente, de forma consciente, no había querido llenar. Tuvimos conciencia de que un texto no acaba en sí mismo, sino que solo se constituye como tal mediante el acto de la recepción.

La presentación del autor corrió a cargo de Elena, alumna de Literatura Universal de 1º de Bachillerato, que había propuesto la obra. En la misma, recordó algunos datos biográficos de Shakespeare: su nacimiento en 1564, en Stratford-upon-Avon; su pertenencia a una familia acaudalada, que cayó en desgracia, quizá por una posible afinidad con la fe católica de los padres; sus escasos estudios reglados, lo cual ha dado pie a teorías, según las cuales habría sido un hombre de paja, tras el que se encontraba alguien deseoso de permanecer en el anonimato; y su muerte temprana, a la edad de cincuenta y dos años, en abril de 1616.

Centrándose en El mercader de Venecia, Elena hizo referencia: a las posibles fuentes en las que se inspiró Shakespeare (la Primera Historia del cuarto día de Giovanni Fiorentino, autor del Siglo XIV, el Zelauto de Anthony Munday, contemporáneo y amigo del autor, y las Gestas Romanorum); al genero literario en el que se encuadra la obra: la comedia, aunque rompe con la teoría aristotélica de las tres unidades, por ejemplo, desarrollando, la acción en dos lugares diferentes (Venecia y Belmonte); y a los temas trascendentes que aparecen como: el enfrentamiento entre la apariencia y la realidad, la amistad, la avaricia, el deseo de venganza, el antisemitismo, el matrimonio por interés, etc.

En el turno inicial de opiniones, se produjo un curioso contraste entre los alumnos, por una parte, y el resto de los asistentes, por otra.

IMG-20170115-WA0000

Los primeros valoraron positivamente El mercader de Venecia, sobre todo por la capacidad e Shakespeare para generar y mantener la intriga: al principio, en torno a la tristeza de Antonio, cuya causa se desconoce; después, con el problema de Ascanio, que está arruinado y carece de dinero para aspirar al matrimonio con Porcia; a continuación, con la prueba de los tres cofres; etc.

Los segundos, en cambio, coincidimos en que la obra no está a la altura de las grandes tragedias del autor inglés, como Romeo y Julieta, Hamlet o Ricardo III, entre otras razones, por el maniqueísmo en la caracterización de los personajes (los cristianos aparecen como buenos y compasivos, mientras que los judíos son malos y rencorosos), que seguro gustó a los espectadores de aquella época, porque el antisemitismo formaba parte de la tradición occidental.

Como prueba de este odio a los judíos, leímos estas palabras que dice Shylock sobre Antonio en el juicio, para justificar su deseo de venganza:

“Me ha arruinado. Por él he perdido medio millón: él se ha reído de mis ganancias y de mis perdidas: ha afrentado mi raza y linaje, ha dado calor a mis enemigos y ha desalentado a mis amigos. Y todo ¿por qué? Por que soy judío. ¿Y el judío no tiene ojos, no tiene manos ni órganos ni alma, ni sentidos ni pasiones? ¿No se alimenta de los mismos manjares, no recibe las mismas heridas, no padece las mismas enfermedades y se cura con iguales medicinas, no tiene calor en verano y frío en invierno, lo mismo que el cristiano? (…) Si le ofenden, ¿no trata de vengarse? (…)”

Por eso, Shylock nos pareceió un personaje humano, que sufre por las humillaciones de que es objeto y por la fuga de su hija con un cristiano.

Sobre Antonio, su verdadero oponente en la obra, nos preguntamos, al principio de la sesión, por qué se encuentra siempre triste, cuando es un mercader rico, que lo tiene todo en la vida.

Quizá porque está enamorado, le dice Solanio, intentando averiguar el motivo. “Calla, calla.”, le responde Antonio, con lo cual nos genera la duda, que Shakespeare no resuelve, de forma explícita, a lo largo de la obra, aunque analizando el comportamiento de Bassanio, que aspira casarse con Porcia por su dinero (“voy a decirte mi plan para librarme de deudas… Si yo tuviera medios para rivalizar con cualquiera de ellos –se refiere a los demás pretendientes- , tengo el presentimiento de que había de salir victorioso”), y que tiene una profunda amistad con Antonio, llegamos a aventurar la hipótesis de un posible amor homosexual entre ambos.

Avalaría esta hipótesis el hecho de que el propio Williams Shakespeare tenga poemas de amor dirigidos a hombres, como el soneto XX:

“Pintado por Natura el rostro tienes
de mujer, dueño y dueña de mi amor;
y de mujer el corazón sensible
mas no mudable como el femenino;

tus ojos brillan más, son más leales
y doran los objetos que contemplas;
de hombre es tu hechura, y tu dominio roba
miradas de hombres y almas de mujeres.

Primero te creó mujer Natura
y, desvariando mientras te esculpía,
de ti me separó, decepcionándome,
agregándote lo que no me sirve.

Si es tu fin el placer de las mujeres,
mío sea tu amor, suyo tu goce.”

Los dos personajes femeninos, a pesar de la discriminación de la mujer que existía en la época (finales del siglo XVI), y que podemos apreciar en la obra, demuestran independencia y sentido de la libertad: Porcia orienta a Bassanio en su elección del cofre que le permitirá casarse con él y toma la decisión de disfrazarse del abogado Baltasar en el juicio para salvar, mediantes hábiles argumentos, a Antonio y condenar a Shylock; y la hija de éste, Jessica, huye de su casa para mantener su relación con Lorenzo, de quien está enamorada.

Sobre los temas que aparecen, además de los ya mencionados, hablamos de los siguientes:

• La usura confiere actualidad a El mercader Venecia, pues el préstamo con interés, con frecuencia abusivo, es una de las bases de nuestro sistema capitalista.

Recordamos, no obstante, que, a lo largo de la historia, la usura ha sido condenada, tanto por el mundo pagano (Platón la consideraba enemiga del orden social, para Aristóteles era antinatural, la república romana la tenía prohibida; etc.), como por las religiones, que la rechazaban, porque en su origen se preocupaban por los más desfavorecidos y entendían que iba en contra de la justicia social y la distribución de la riqueza.

• El amor se muestra como esclavitud, como posesión por parte del hombre (“Bassanio, tal como decís, vuestra soy”, le dice Porcia), aunque hay dudas de que este matrimonio fuera por amor y no por interés, tal y como comentábamos.

• El cumplimiento de la ley, que exige Shylock, cuando pide la libra de carne de Antonio, según el contrato que ambos habían firmado, nos pareció algo a lo que tiene derecho, aunque quizá no sea justo éticamente, porque supone hacer daño a una persona.

• La esclavitud aparece de forma indirecta, cuando Shylock, durante el juicio, alude a ella entre los cristianos:

“Tantos esclavos que pueden serviros como mulos, perros, o asnos en los oficios más viles y groseros. Vuestros son; vuestro dinero os ha costado. Si yo os dijera: dejadlos en libertad, casadlos con vuestras hijas, no les hagáis sudar bajo la carga, dadles camas tan nuevas como las vuestras y tan delicados manjares como los que vosotros coméis, ¿no me responderíais: son nuestros? Pues lo mismo respondo yo. Esa libra de carne que pido es mía, y buen dinero me ha costado.”

• Y el enfrentamiento entre la apariencia y la realidad, que es una de las claves de El mercader Venecia, porque Bassanio aparenta ante Porcia ser rico, aunque en realidad ha dilapidado su fortuna; el cofre que contiene el retrato de esta es de bronce, es decir, el que tiene menos valor; la propia Porcia finge en el juicio ser un abogado; y además nos queda la duda de una posible relación homosexual oculta entre Antonio y Bassanio.

En suma, fue una sesión muy fructífera la del pasado miércoles, en la que fuimos resolviendo dudas, desvelando posibles verdades y enriqueciéndonos todos, durante la animada conversación.

IMG-20170115-WA0001

Para la próxima sesión, que será el 22 de febrero, miércoles, a las 17:30, hubo dos propuestas, de las que elegiremos una los integrantes del club de lectura:

Utopía de Tomás Moro.
• E Intemperie de Jesús Carrasco.

Guión para El mercader de Venecia

Guión para la sesión del club de lectura del IES Gran Capitán
(11 de enero de 2017, miércoles, a las 17:30, en la Biblioteca)

1. Presentación del autor en su época.
2. Opinión breve sobre la obra.
3. Género literario al que pertenece.
4. El título: ¿lo consideras acertado?, ¿se te ocurre otro mejor?
5. Estructura:

5.1. Externa
5.2. Interna

6. Espacio.
7. La intriga: ¿cómo consigue mantener nuestra atención Shakespeare?, ¿qué intrigas va generando?
8. Temas:

8.1. Enfrentamiento entre la apariencia y la realidad.
8.2. La discriminación de los judíos: ¿cómo se manifiesta?, ¿es característica de la época en la que se desarrolla la obra?
8.3. El préstamo con interés: ¿nos parece ético, es decir, se ajusta al buen comportamiento humano o es algo reprobable?
8.4. La amistad.
8.5. El amor: ¿qué tipo de amor aparece en la obra?
8.6. El odio y el deseo de venganza: ¿tienen justificación?
8.7. Los roles del hombre y de la mujer: ¿quiénes los representan?, ¿responden a estereotipos?
8.8. El cumplimiento de la ley: ¿tiene límites?, ¿hay que cumplirla en cualquier circunstancia?
8.9. El poder seductor de la música.

9. Personajes:

9.1. Shylock
9.2. Antonio
9.3. Bassanio
9.4. Porcia
9.5. Jessica
9.6. Graciano
9.7. El Dux

¿Qué rasgos les caracterizan y qué relaciones se establecen entre ellos? ¿Los personajes responden a estereotipos? ¿Se puede hablar de un planteamiento maniqueo?

10. Estilo.
11. Próxima lectura.

La humanización de la tragedia

La sesión del miércoles, 23 de noviembre, fue especial para el club de lectura, porque contamos con la presencia de los alumnos y alumnas de Literatura Universal de 1º de Bachillerato, a los que da clase nuestra compañera Carmen. La verdad es que últimamente los echábamos de menos; echábamos de menos sus puntos de vista, siempre sinceros y espontáneos; su actitud receptiva ante los misterios del hecho literario; y sobre todo su curiosidad.

img-20161126-wa0000

Precisamente esta palabra, curiosidad, según Miguel, que presentó al autor, es la que guía a Edipo en su proceso de búsqueda de la verdad, que puede salvar al pueblo tebano de la peste.

Recordó que Sófocles fue un poeta clásico griego, que vivió casi todo el Siglo V, antes de Cristo, pues llegó hasta los 91 años. En este periodo, Atenas alcanza la edad de oro, bajo la dirección de Pericles, hombre honesto, virtuoso y culto, como pocos, que promocionó las artes y la literatura. Las máximas figuras del teatro fueron Sófocles y Eurípides. El primero, autor de Edipo rey, obra de la que hablamos ayer, venció 24 veces en los certámenes trágicos y nunca quedó en tercer lugar. A él se debe la humanización de la tragedia, pues trata a los personajes que se mueven en escena como hombres y mujeres, no como semidioses.

Finalmente, en la presentación, explicó el significado de la palabra tragedia, género literario al que pertenece la obra. Se distinguen en ella la raíz de «macho cabrío» (τράγος / trágos) y cantar (ῳδία / odía), sería por lo tanto «el canto del macho cabrío», probablemente en referencia al sacrificio de este animal sagrado al dios Dionisio. Las representaciones teatrales en Grecia se realizaban en las fiestas dionisíacas, y servían de caja de resonancia para las ideas y los problemas del pueblo, que asistía masivamente a ellas. Se desarrollaba un torneo trágico, con la participación de tres autores previamente seleccionados y, al final, se entregaban tres premios: al mejor actor, al mejor coro y al mejor autor. Las representaciones permanecieron mientras hubo democracia en Grecia.

En el turno de opiniones sobre la obra, elogiamos su estructura in media res (en mitad de la historia), que le permite a Sófocles generar la intriga desde el principio, pues hace que nos preguntemos por el pasado del protagonista y que le acompañemos a éste en su búsqueda.

img-20161126-wa0001

Igualmente, coincidimos en la vigencia de Edipo rey y del resto de los mitos griegos, ya que nos basta abrir el periódico para encontrar casos de crímenes pasionales, parricidios y venganzas. Además, en palabras de Enrique, que no pudo asistir a la reunión, pero que nos envió su opinión por escrito: “sobre esta obra no ha pasado el tiempo y sus móviles e ideas son de aplicación actual, que no es poco”.

Con respecto a los temas que plantea Sófocles, hablamos de los siguientes:

• La fuerza del destino

A Layo el oráculo le anuncia que su hijo le asesinará; pero, cuando actúa para evitar el cumplimiento del presagio, abandonándolo en el campo, lo que hace es contribuir a ello. Y también a Edipo le augura que matará a su padre y se casará con su propia madre; pero, de nuevo, cuando trata de evitarlo huyendo de Corinto, no hará sino contribuir a que se cumpla lo dicho por el oráculo.

Por eso, llegamos a la conclusión de que el destino trágico de estos dos personajes, como el de cualquier persona, lo van fraguando ellos mismos con sus decisiones, ejerciendo su libertad individual.

• El poder de los dioses:

No obstante, en la época en la que se sitúa la acción, se creía en el poder de los dioses, que de hecho influyen decisivamente en los acontecimientos que suceden. Por ejemplo, el dios Apolo es el que propone la solución para acabar con la enfermedad de la peste en la ciudad de Tebas y el que incita a Edipo, primero, a encontrar la verdad y, después, una vez que la descubre éste, a cegarse.

• El incesto:

El rey tiene relaciones con su propia madre, aunque sin ser consciente de ello, y, cuando se entera, se siente terriblemente desdichado, porque no está bien visto por la sociedad.

Hablamos sobre el rechazo social del incesto, y entre sus causas se apuntaron las siguientes: favorece la continuidad de enfermedades genéticas; elimina la posibilidad de ampliar las redes sociales; propicia enfrentamientos entre varones, que pertenecen al mismo grupo familiar; etc.

• La cólera:

Estuvimos de acuerdo en que es un rasgo fundamental del carácter de Edipo, que le lleva a perder el control de sí mismo; pero la cólera (μηνις) para los griegos es fuente de valor y, por consiguiente, su comportamiento, cuando mata a Layo, es el propio de una persona noble a la que se la intenta apartar del camino.

Hoy día, no tendría la misma consideración o, en todo caso, perder el control de uno mismo incitado por la ira, podría actuar como eximente en un juicio.

• El dolor y el sentimiento de culpa:

Se apodera de Edipo, cuando conoce la verdad, porque, por un lado, se trata de dos acciones (el parricidio y el incesto) especialmente reprobables, y por otro lado, porque él mismo había pedido que el responsable de las mimas “consuma su miserable vida de mala manera” y que, si está en su palacio, el propio rey la padezca.

• El suicidio:

No preguntamos por qué Yocasta no se suicida, cuando conoce la verdad sobre el rey Edipo, sino cuando éste se empeña en averiguarla. Nuestra respuesta fue que ella sola podía haberla soportado; pero no cuando el parricidio y el incesto fueran conocidos por su hijo y el resto de los habitantes de Tebas.

• La discriminación de la mujer

El papel sumiso de la mujer es una característica de aquella época y en la obra se aprecia, en los últimas palabras de Edipo, cuando éste le pide a Creonte que cuide de sus hijas, porque su único destino como mujeres hubiera sido el matrimonio, que ya no podrán materializar, una vez que se sabe la verdad.

En cuanto a los personajes, entendimos que Edipo se erige como protagonista absoluto, eclipsando a todos los demás, como sugiere el propio título de la tragedia. Es un rey bueno y honrado, defensor de la justicia y preocupado por las desgracias de su pueblo; pero también colérico y arrogante, por ejemplo, cuando mata a Layo, o cuando se enfrenta a Tiresías por decirle la verdad y acusa injustamente a Creonte. Estos excesos le llevan a un final trágico.

img-20161126-wa0002

No obstante, se muestra responsable, al asumir las consecuencias de sus actos. Edipo se ciega para expiar su culpa, mediante el sufrimiento. Pero también se puede interpretar que esta autolesión se la hace, para emular a Tiresias, pues, cuando tenía ojos, no podía ver, y cuando creía saber, no sabía.

Yocasta, madre y esposa de Edipo, es incrédula y osada con respecto a los dioses, pues se atreve a retarles tratando de que no se cumpla el oráculo; pero también débil, al quitarse la vida por no asumir el incesto con su hijo.

Sus palabras, dirigidas a Edipo, cuando éste sospecha que está casado con su propia madre, dieron pie al llamado complejo de Edipo, acuñado por Freud: “Tú no sientas temor ante el matrimonio con tu madre, pues muchos son los mortales que antes se unieron a su madre en sueños”.

Creonte, hermano de Yocasta, es buen orador, razonable, sensato y fiel a Edipo, a pesar de que éste le acusa injustamente de tramar contra él. Al final, además, se muestra compasivo.

El coro es un personaje colectivo que representa al pueblo tebano y que comenta y juzga lo que sucede en escena. Busca siempre la conciliación, por ejemplo, cuando Edipo se enfrenta a Creonte, y su principal preocupación es salvar a la ciudad.

Finalmente, coincidimos en que la posible intencionalidad de Sócrates, al escribir esta obra, es doble: que nadie puede escapar a su destino y que la vida de ninguna persona se puede considerar completamente feliz, hasta que llegue la hora de su muerte sin haber sufrido.

Próxima lectura, a propuesta de una de las alumnas de Literatura Universal: El mercader de Venecia de Shakespeare. Hablaremos de esta obra de teatro el 11 de enero, miércoles, a las 17:30 horas.

¡Felices fiestas a todos y a todas!

Edipo rey

GUIÓN PARA LA SESIÓN DEL CLUB DE LECTURA
(Miércoles, 23 de noviembre, a las 18 horas, en la biblioteca)

1. Presentación del autor en la época
2. Opinión breve sobre la obra
3. Género al que pertenece
4. Lugar
5. Tiempo:

5.1. Externo: ¿a qué época nos remite la acción?
5.2. Interno: ¿cuánto dura en su desarrollo interno?

6. Estructura:

6.1. Externa: ¿cómo se estructura formalmente Edipo Rey?
6.2. Interna: ¿cómo interpretamos el final?, ¿por qué Edipo se ciega y no se quita la vida como Yocasta?

7. La intriga: ¿cómo la genera Sóflocles?

8. Temas:

• La fuerza del destino
• La libertad individual
• La búsqueda de la verdad
• El poder de los dioses
• El incesto
• El parricidio
• La cólera
• El sentimiento de culpa
• El dolor
• El suicidio
• La discriminación de la mujer

9. Personajes: ¿cómo están descritos?, ¿cuáles son sus rasgos principales?

• El rey Edipo
• El sacerdote
• El coro
• Creonte
• Tiresías
• Yocasta

10. Intencionalidad
11. El complejo de Edipo
12. Frases para la reflexión:

• El que no tiene temor ante los hechos tampoco tiene miedo a la palabra. (Edipo)
• Que un hombre preste servicio con los medios de que dispone y es capaz, es la más bella de las tareas (Edipo)
• ¡Qué terrible es tener clarividencia cuando no aprovecha al hombre que la tiene! (Tiresias)
• Sólo el tiempo muestra al hombre justo, mientras que podrías conocer al perverso en un solo día. (Creonte)

13. Estilo
14. Próxima lectura.