EL JUGADOR: GUIÓN PARA EL DEBATE

GUIÓN PARA LA SESIÓN DEL CLUB DE LECTURA

(Martes, 21 de enero de 2014, a las 18 horas, en la biblioteca)

 

  1. Presentación del autor en la época.
  2. Opinión breve sobre la novela.
  3. Titulo: ¿nos parece acertado?, ¿barajó otros títulos el autor?
  4. Punto de vista: ¿desde qué perspectiva se cuenta la historia?, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene?
  5. Lugar: ¿dónde se desarrollan los hechos?, ¿es una ciudad real o imaginaria?
  6. Tiempo:

6.1.        Externo: ¿a qué época nos remite la historia?

6.2.        Interno: ¿cuánto dura en su desarrollo interno?, ¿qué técnica emplea el autor para contarla?, ¿coinciden el tiempo de los hechos con el de su narración?

7. Estructura:

7.1.        Externa: ¿cómo se organizan los hechos, desde el punto de vista formal?, ¿siguen el orden de una diario de viaje?

7.2.        Interna: ¿cómo comienza la obra?, ¿se podría decir que en mitad de la historia?, ¿cómo es el desenlace?, ¿abierto o cerrado?

8. Temas:

  • El juego: ¿cómo vive su afición al juego el protagonista?, ¿puede controlarla o se produce una dependencia psicológica del mismo?, ¿por qué se juega?, ¿vale de algo el cálculo previo de probabilidades o todo depende del azar?
  • El destino: ¿en qué medida influye en la vida de los personajes?, ¿quiénes creen en él?, ¿crees tú en el destino, como una fuerza que está por encima de nosotros?
  • El amor: ¿qué dos tipos de amor aparecen en la obra?, ¿cómo lo siente el protagonista Alexéi Ivánovich?, ¿qué está dispuesto a hacer por su amada?
  • El clasismo: ¿cómo se manifiesta en la sociedad de la época?, ¿es clasista Alexéi?
  • La hipocresía: ¿es más caballero el que no exterioriza sus sentimientos?
  • El matrimonio: ¿por qué se quieren casar el general y Mlle. Blanche?
  • El dinero y la riqueza: ¿qué papel juegan en la sociedad?
  • Los nacionalismos: ¿cómo se manifiestan?, ¿qué diferencias hay entre un francés, un ruso, un inglés, un alemán y un polaco?

9. Personajes: ¿cómo están descritos?, ¿de forma positiva o negativa?, ¿cuáles son sus rasgos principales?

  • Alexéi Ivánovich
  • Polina o Paulina
  • El general
  • Des Grieux, el francés
  • Mlle. Blanche
  • Mister Astley, el inglés
  • Antonida Vasílievna, la baboulinka

10. Frases para la reflexión:

  • Los hombres no sólo en la ruleta, sino en todas partes, no persiguen más que un fin: ganar o quitarle algo a los demás. (23)
  • Al hombre le gusta hallar a su mejor amigo humillado ante él. (243)
  • No sé que es más repugnante, si la indecencia de los rusos o el método alemán de acumulación mediante el trabajo honrado. (43)
  • Un francés natural está compuesto del más burgués, mezquino y común positivismo; en una palabra, es el más aburrido del mundo. (80)
  • El dinero lo es todo. (53)
  • El ser humano es, por naturaleza, déspota y experimenta un placer haciendo sufrir. (59)
  • ¡Todas las mujeres son iguales! Y la más orgullosas son después las esclavas más vulgares. (102)

11.  ¿Con qué intención escribe Dostoievski su novela? ¿Qué visión de la vida nos ofrece?

12. Página Web donde se puede acceder a la lectura de El jugador

13. Próxima lectura.

 

División de opiniones

Quizá sea esta expresión tan taurina la que mejor defina lo sucedido ayer, en la sesión del club de lectura, que dedicamos a la novela de Almudena Grandes El lector de Julio Verne, pues, desde el principio, quedó claro cómo, a diferencia de otras ocasiones, el texto de la escritora madrileña no había despertado unanimidad entre los asistentes: dos profesores, dos profesoras, dos madres, un padre y dos alumnas.
DSCF4238
En la presentación de la autora, se comentaron: sus estudios de Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid, que quizá expliquen su afición a la novela histórica, como El lector de Julio Verne; el éxito de su primera novela, Las edades de Lulú, de carácter erótico, que fue la primera en ser llevada al cine; su relación especial con el llamado séptimo arte, probablemente, porque sus obras contienen descripciones muy visuales, casi cinematográficas, como la escena en la que el sargento Sanchís le pinta de rojo las uñas de los pies a su amada Pastora; y su posición ideológica de izquierdas, que le ha llevado a apoyar públicamente a Izquierda Unida, en las últimas elecciones.

Esto último explica el enfoque desde el que se cuenta la historia -la resistencia antifranquista en la España de la postguerra-, en El lector de Julio Verne, que suscitó opiniones encontradas en la sesión de ayer. Para María la novela es bastante tendenciosa, pues ofrece una imagen distorsionada de la guardia civil, como fuerza represora, cuando la violencia se ejerció en los dos bandos. Puri y Víctor manifestaron su desacuerdo, defendiendo el derecho de Almudena Grandes a contar la historia libremente. Pepa abundó en esta postura argumentando, además, que la guerra civil no acabó en 1939, sino que siguió con la represión sistemática llevada a cabo por la dictadura franquista, que encontró oposición en la guerrilla del maquis. Antonio aludió a la base histórica de los hechos que se cuentan, como en la anterior novela Inés y la alegría y añadió que ambas forman parte de la serie titulada Episodios de una Guerra Interminable.

Esta discusión nos llevó al punto de vista del narrador protagonista, sobre el que también se expresaron diferentes opiniones: a Marina le había resultado atractivo que los hechos se contaran desde la perspectiva de un niño; Carmen y Víctor, encontraban disonancias en esta voz narradora, pues Nino, con apenas 10 años, demuestra una conciencia crítica sobre lo que sucede en la postguerra española, impropia de esta edad; Antonio y Pepa argumentaron que, tras el niño, se encuentra el adulto que llegó a ser, que es en realidad quien cuenta la historia, con la madurez y el reposo que dan los años.

Carmen llamó la atención igualmente sobre disonancias en el tratamiento del tiempo, ya que Almudena Grandes, en las tres primeras partes de la novela, se demora hasta el detalle en las descripciones y se recrea en las situaciones, dándonos la impresión de que el tiempo no avanza; y sin embargo, en el paso de la tercera a la cuarta parte, se produce un salto temporal de 11 años, que resulta demasiado abrupto.

Con respecto al título, que hace referencia a la afición de Nino a la lectura de las novelas de Julio Verne, Antonio comentó que la influencia de estas en la trama es menor que la que ejerce La isla del tesoro de Stevenson:

“Que yo sé lo que tengo que hacer. Mira… -cogí La isla del tesoro, que estaba en la mesilla, y se lo di-. Léete esto, madre, lee este libro. Así te darás cuenta de que no me va a pasar nada. Porque yo soy amigo de Silver el Largo. John Silver el Largo es mi amigo y todos los saben.”

Con estas palabras Nino trata de calmar a su madre, cuando el teniente Michelín le obliga a salir de noche para buscar a su padre.

Coincidimos en que la cuarta parte de la novela, con el agregado histórico, no es necesaria, desde el punto de vista estrictamente literario, aunque contribuye a reforzar la base histórica de la misma.

De los personajes, se elogió: la construcción del padre, Antonino, con sentimientos contrapuestos, pues le remuerde la conciencia a causa de los asesinatos injustificados y las torturas infligidas a los detenidos; la figura de la madre, una mujer sensible y honesta que no comprende la represión que lleva a cabo la guardia civil; y el personaje de doña Elena, prototipo de maestra republicana. En cambio, nos parecieron menos creíbles Pepe el Portugués y, especialmente, Sanchís, el sargento chulo y cruel, que disfruta abusando de los demás, y que se revela al final como un militante del partido comunista infiltrado en el cuerpo.

Sobre Tomás Villén Roldán, alias Cencerro, guerrillero que existió en realidad, Víctor, que se apellida igual que él, nos comentó un posible parentesco.

En cuanto a los temas que se plantean en la novela, destacamos la amistad entre Nino y Pepe el Portugués, que es más una relación de discípulo-maestro, pues el primero es iniciado por el segundo en el camino de la vida:

“Si tu padre se hubiera negado a disparar sobre Pesetilla, le habrían formado un consejo de guerra por insubordinación. Es posible que le hubieran condenado a muerte. Quizás le habrían ejecutado, quizás no, pero ahora estaría en una prisión militar cumpliendo una pena muy larga, veinte, treinta años, y tu madre viviendo de alquiler, sin pensión, sin economato, sin ningún derecho a nada”

Así le explica que su padre no es un asesino por haber matado a Pesetilla, pues recibió una orden de sus superiores y la cumplió.

También nos detuvimos en la represión, durante la dictadura franquista, ya que en España, durante aquella época, se detenía a las personas por capricho; se las torturaba y luego se las mataba; y en la educación, de la que aparecen dos modelos: el que representa don Eusebio, basado en el miedo y el aprendizaje memorístico; y el que encarna doña Elena, basado en el razonamiento: “sobre todo -dice Nino- me enseñó un camino, un destino, una forma de mirar el mundo, y que las preguntas verdaderamente importantes son siempre más importantes que cualquiera de sus respuestas”.

Sobre el uso de los apodos (Saltacharquitos, Salsipuedes, Regalito, Cabezalarga, Miracielos, Pocarropa, Mediamujer, Cuelloduro, etc.), para referirse a los personajes, comentamos que forman parte del ámbito rural, donde se desarrollan los hechos; pero la excesiva insistencia en los mismos acaban por abrumar al lector.

La valoración global que hacemos sobre El lector de Julio Verne, como lectura para un club en el que participan jóvenes de la ESO y Bachillerato, es positiva, porque se trata de una novela accesible para este tipo de lectores y porque, a través de ella, pueden conocer un periodo de la historia de España poco tratado en el género narrativo: la resistencia antifranquista del maquis.

Próxima lectura, a petición del alumnado de Literatura Universal de 2º de Bachillerato, El jugador de Dostoievski. El 21 de enero de 2014, a las 18 horas, en la biblioteca, hablaremos sobre ella.

P.D. Echamos mucho de menos en la sesión de ayer a nuestras queridas compañeras Lola P. Ebrero y María Sanjuán.

Guión sobre El lector de Julio Verne

El lector de Julio Verne

Almudena Grandes

GUIÓN PARA EL DEBATE

(11 de diciembre, miércoles, a las 18 horas)

 

  1. Presentación de la autora
  2. Breve opinión sobre la novela.
  3. El título: ¿por qué El lector de Julio Verne?, ¿hay similitud entre las novelas de este escritor francés y la de Almudena Grandes?, ¿para qué lee Nino?
  4. Estructura: ¿crees que le sobra la cuarta parte, con la nota final de la autora?
  5. Lugar y tiempo: ¿dónde y cuándo se desarrollan los hechos?, ¿podrían haber sucedido en otro lugar?
  6. Temas:
  • La amistad: entre Nino y Pepe el Portugués; entre Nino y los otros niños del cuartel. ¿Hay diferencias entre los dos tipos de amistad?, ¿se podría decir que la novela es la historia de una amistad?
  • La represión durante la dictadura franquista: ¿cómo se manifiesta?, ¿estamos de acuerdo cuando se afirma que la guerra civil no ha terminado?
  • La guerrilla: ¿quiénes la forman?, ¿está justificada la violencia que ejercen los guerrilleros?, ¿cómo fue la vida en la postguerra, especialmente en los pueblos?
  • La guardia civil: ¿cómo son las relaciones entre los guardias y los jefes?, ¿de dónde nace el odio que les hace crueles?, ¿cómo viven los guardias civiles?
  • La expresión de los afectos. ¿cómo los manifiestan el padre y la madre?
  • El machismo: ¿cómo se manifiesta el comportamiento machista del padre?
  • Las mujeres: ¿cuál es su situación en la España franquista?, ¿por qué desprecian a Pastora?
  • La educación: ¿qué dos modelos aparecen en la novela?, ¿quiénes los representan?
  • La lectura: ¿para qué leen Sonsoles y Nino?, ¿por qué leemos?
  • Metaliteratura o literatura dentro de la literatura: ¿cuáles son los modelos literarios de Nino?, ¿puede la literatura enseñarnos pautas de comportamiento?

7. Personajes:

  • Cencerro
  • Pepe el Portugués
  • Nino
  • Antonino, el padre
  • Mercedes, la madre
  • Michelín
  • Sanchís
  • Pastora
  • Doña Elena

8. Frases para la reflexión:

  • Las preguntas verdaderamente importantes son siempre más importantes que cualquiera de sus respuestas (191)
  • En las personas valiente el miedo es solo conciencia de peligro, pero en los cobardes es mucho más que ausencia de valor (196)
  • La verdad es toda la verdad y no sólo la parte que nos conviene (199)
  • A las mujeres siempre hay que decirles que no (…) Hay que negarlo todo, aunque te pillen con las manos en la masa (229)
  • La justicia sólo aprovecha a los vivos, hijo. A los muertos ya todo les da lo mismo (322)
  • Los cobardes son crueles porque son cobardes (364)

9. Técnicas narrativas: simultaneísmo y analexis.

10. Lenguaje: ¿qué rasgos llana nuestra atención?

11. Próxima lectura.

 

 

Visitas del alumnado de 1º de ESO a la Biblioteca de nuestro centro

Esta semana todos los grupos de 1º de ESO están bajando a visitar la Biblioteca de nuestro centro, con el objetivo de conocer su funcionamiento e incentivar el hábito de lectura en el alumnado.

En primer lugar,  se les da información sobre:

  • El horario de apertura  (de 8:15 a 21 horas) y el número de libros inventariados (8.340, aproximadamente, sin incluir los que hay en los departamentos).
  • Los diferentes espacios en que se estructura la biblioteca: recepción, zona de audiovisuales, trueque de libros, yo recomiendo, zonas de lectura, etc.
  • La Clasificación Decimal Universal, según la cual están distribuidos los libros: Enciclopedias y Diccionarios; Filosofía y Psicología; Religión; Ciencias Sociales; Matemáticas y Ciencias Naturales; Ciencias Aplicadas; Artes, Juegos, Espectáculos y Deportes; Lengua y Literatura; y Geografía e Historia.

A continuación, se divide la clase en dos grupos: a uno de ellos se le invita a dibujar el plano de la biblioteca, según las indicaciones dadas; y al otro se le explica cómo inventariar los libros, una vez que llegan al centro, y cómo funciona el servicio de préstamos.

Finalmente, se hace entrega a los alumnos del carné de biblioteca, con el que pueden retirar cualquier libro, DVD, CD o vídeo, que se encuentre en la misma, con excepción de los diccionarios y las enciclopedias.

Como actividad complementaria de la visita, se propone al profesor acompañante leer en clase con sus alumnos un texto que Federico García Lorca escribió para la inauguración de una biblioteca, en Fuente Vaqueros, su pueblo natal, y que estos respondan a una serie de cuestiones sobre el mismo.

En general, la valoración que hacemos de la actividad es positiva, por la buena actitud de los alumnos, y porque creemos estar fomentando entre ellos el uso de la biblioteca y el deseo de saber a través de los libros.

Colaboran en la visita con sus explicaciones: Lola P. Ebrero, José Moreno y Matías Regodón.

Profesorado acompañante:  Ana Bowe, Paco Ortiz, Inés Ramos.

Texto de Lorca:

Medio Pan y un Libro. Al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada). Septiembre de 1931.

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fiódor Dostoyevski, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.