REUNIÓN DEL CLUB DE LECTURA SOBRE “MATAR A UN RUISEÑOR”

Después de haber cambiado de libro y de haber retrasado la reunión, por fin, el pasado, 15 de mayo, hablamos los componentes del Club de Lectura sobre la novela “Matar a un ruiseñor”. Durante la charla, como siempre distendida e interesante, alternamos los comentarios sobre diferentes aspectos de la novela, con la visión de escenas de la película del mismo nombre. Todos coincidimos en que la adaptación cinematográfica era excelente, en especial la interpretación de Gregory Peck, que le mereció un Oscar.

Comentamos la época en la que se desarrollan los hechos: la Gran Depresión, que tuvo su origen en el famoso crack de 1929 y que se refleja en la novela en la pobreza de los campesinos que tiene las tierras hipotecadas. También analizamos las características de la sociedad de Maycomb, típico condado racista del Sur de los Estados Unidos, donde viven los personajes.

Pero en lo que más nos detuvimos fue en el punto de vista narrativo: el de una niña de 9 años, Scout, con lo que esto implica de ingenuidad, frescura y libertad de prejuicios raciales, al contar los hechos. Coincidimos en que Harper Lee, la autora de “Matar a un ruiseñor”, había sabido situarse en ese punto de vista para ir descubriendo poco a poco los distintos misterios de la trama: el que envuelve a Arthur Radley, personaje que va evolucionando, desde el temor que infunde a los niños, hasta convertirse en su salvador; las cualidades de Atticus, que salen a la luz, cuando se le necesita, por ejemplo, su condición de mejor tirador del condado, para matar al perro rabioso; la falsedad de Bob Ewell, que es el verdadero culpable de los abusos que sufre su hija; la doble vida de Calpurnia, personaje inteligente, que utiliza el lenguaje de una manera con los blancos y de otra con los negros y que va creciendo progresivamete, sobre todo a los ojos de Scout; y por supuesto, la causa de la grave fractura del brazo, que sufrió Jem, con la que comienza la novela, y que no se desvela hasta el final, después de un ejercicio de recuerdo y análisis de los acontecimientos que condujeron al accidente.

También comentamos: la simbología del título; los personajes que más nos habían gustado; algunos temas, como la educación o el uso de las armas de fuego en los Estados Unidos; la actitud del sheriff de exculpar a Arthur Radley; etc.

Esperamos vuestras opiniones sobre la novela, tanto de los que estuvisteis en la reunión, como de los que no pudisteis ir, a causa de los exámenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *