Recuperando el espíritu perdido

a

“Hemos recuperado el espíritu de “El niño con el pijama de rayas”,  dijo Lola ayer, en la sesión del Club de Lectura. Y tenía razón, tanto por el número de asistentes, como por la participación de las alumnas en el debate. En este sentido, hubo dos momentos reseñables: cuando Beatriz nos descubrió el doble significado del título Paradero desconocido que no sólo se refiere a los asesinatos de Griselle y Martin, sino también a la desaparición de la amistad entre éste y Max; y cuando María explicó las razones por las que la ideología nazi prendió en Alemania.

En el turno de opiniones, la mayoría de los que asistimos a la reunión nos pronunciamos a favor de esta obra, por su base histórica, por su estructura epistolar, porque Kressmann Taylor sabe generar la intriga y mantenerla hasta un final inesperado y sorprendente, y por el estilo sencillo en el que está escrita. No obstante, algunos echaron en falta un mayor desarrollo de la historia y, en particular, de los personajes, cuyos rasgos apenas se apuntan, aunque justamente estos defectos los reconocieron como virtudes otros de los asistentes, sobre todo por el esfuerzo de síntesis realizado por la autora, teniendo en cuenta que se trata de un relato para ser publicado en una revista.

Sí coincidimos, aunque con matices, en que tanto Martin, como Max y Griselle son personajes complejos, por sus comportamientos imprevisibles. Así, el primero evoluciona de ser un “hombre liberal de espíritu puro” hasta convertirse en un nazi pretencioso; el segundo, al que creíamos bueno, nos sorprende con su venganza fría y calculada; y la tercera, una joven ingenua y alocada, pero valiente, es capaz de sacrificar su vida por amor.

En cuanto a los temas, comentamos las diferencias entre una Alemania pobre, como consecuencia de las duras condiciones que se le impusieron, después de la primera guerra mundial, y una sociedad estadounidense rica; y cómo paradójicamente las cosas han cambiado en la actualidad.

Igualmente, hablamos del surgimiento del nazismo, que se basa en la superioridad de la raza alemana y el seguimiento incondicional de un líder carismático; y de cómo esta ideología excluyente, aunque nos sintamos muy alejados de ella, puede aparecer en cualquier momento, sobre todo en situaciones de crisis, como la que estamos viviendo.  Como ejemplo, María Sanjuán recordó las medidas contra los inmigrantes tomadas recientemente por el alcalde de Badalona, y algunas alumnas contaron el argumento de la película “La ola”, en la que un profesor propone a sus alumnos realizar un trabajo sobre las dictaduras, que  acaba derivando en actitudes intolerantes e insolidarias, que no son percibidas como tales por la mayoría de éstos.

El mercado del arte, mundo en el que trabajan los dos protagonistas del relato, también fue objeto de nuestra atención, para constatar que en el mismo se actúa siempre por interés y, para conseguir buenas operaciones de venta, se utiliza el engaño, sin ningún tipo de escrúpulo moral.

Asimismo, se comentó el machismo de la sociedad, reflejado en frases como estas:

  • “Consíguete de una buena vez una esposa bonita, bajita y regordeta, que se afane por cuidarte y te alimente para que no pierdas el buen humor”.
  • “Es la manera de mantener contenta a una mujer, Max. Tenerla ocupada con los bebés para que no tenga tiempo de ponerse neurótica”.

Además, hablamos de la amistad, base de la relación entre Martin y Max y de su trabajo conjunto, que se va deteriorando, a raíz del cambio experimentado por el primero y que origina dos comportamientos, particularmente abyectos: Martin no hace nada por salvar a Griselle y Max lleva a cabo, como se ha dicho, una venganza cruel. El sentimiento de la amistad nos llevó a hablar de las redes sociales. Según las alumnas, todos los amigos que tenían se encontrabn en las redes, pero no todas las personas que aparecían en estas se les podía considerar amigos.

Finalmente, nos preguntamos por los detalles o situaciones que más nos habían impresionado: a unos, el sacrificio de Griselle que, en el último momento, prefiere morir a poner en riesgo la vida de Martin y su familia; a otros, las cartas en clave que le dirige Max a su amigo, con la intención de que los nazis sospechen de él.

Las sensaciones de la reunión de ayer, como mencionamos al principio, fueron muy positivas, porque participaron en el debate todos los asistentes, en especial las alumnas. Constatamos lo que ya sabíamos: que todas las opiniones son importantes y que siempre podemos aprender algo nuevo. Nuestra intención es seguir en esta línea. A ver si se animan los padres y madres.

Próxima lectura: una selección de relatos de Julio Cortázar, que estará a vuestra disposición, a partir del martes de la semana próxima. Hablaremos de ellos el día 21 de junio, jueves, a las 9:15, en la biblioteca, como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *